0

Protégete del sol con nuestros consejos

El sol y sus rayos forman parte de los elementos que más daño causan en nuestra piel. Es por eso que, saber protegerse adecuadamente de ellos y mantener a raya la peligrosidad que poseen resulta primordial a la hora de combatirlos.

En los últimos años se han incrementado los casos de cáncer de piel, pero hay otros problemas, a priori menores, que pueden causar a la larga preocupaciones mucho mayores, como insolaciones o quemaduras.

A continuación exponemos unos cuantos consejos para evitar el sufrimiento que una exposición solar nos puede causar:

TIEMPO Y HORARIO

Evitar las horas centrales del día, justo cuando el sol calienta más y sus rayos están más cerca de nosotros es primordial. Evitar estas franjas horarias, entre las 12 y las 16 horas aproximadamente, y en la medida de lo posible una exposición muy prolongada.
Así mismo, en determinadas circunstancias hay que tener especial cuidado: cuanta mayor altura, la cercanía al sol hace que sus rayos infrinjan una mayor violencia sobre nuestro cuerpo, por lo que el riesgo de quemaduras es mayor. En el agua, por ejemplo, el rayo solar es capaz de penetrar hasta un metro bajo la superficie, por lo que hay que tener especial cuidado.

NIÑOS

Exponer a niños menores de tres años al sol es muy peligroso. Su cuerpo y piel aún no están habituados y no poseen la defensa necesaria para combatir la ferocidad de los rayos, por lo que es aconsejable cubrirles la cabeza con gorros, y utilizar cremas de factor elevado contra el sol. (Más información aquí)

PROTECCION SOLAR

Tan importante como echarse protección solar es saber elegir la correcta para cada tipo de piel, así como su grado de intensidad: hay que elegir uno dependiendo de la edad, zona del cuerpo a aplicar o cantidad y potencia de exposición. La aplicación de estos ungüentos ha de ser de manera generosa, y treinta minutos antes de la exposición completa al sol, y ser renovada después de cada baño y/o cada dos horas como máximo. Sigue leyendo

Anuncios
0

Protege a tu bebé del sol

Los científicos aseguran que este verano será el más caluroso de estos últimos años, sobre todo en Andalucía, Murcia y la costa del Mediterráneo; habrá temperaturas infernales con un sol de justicia no sólo en España, sino en toda Europa debido al fenómeno metereológico “El Niño” que se origina cada cuatro años en el Pacífico y que afecta al desarrollo climático de todo el continente. Por eso hay que proteger más que nunca al bebé, incluso desde ahora, ya que estamos viviendo un verano adelantado en muchas Comunidades Autónomas.

Protege a tu bebé del solNo se debe exponer, bajo ningún concepto, al bebé al sol directo durante sus primeros meses de vida; ni con cremas protectoras, ya que están contraindicadas para los menores de seis meses y deben ser usadas con precaución el resto de los meses hasta que cumpla el año. La mejor opción es pasear a primera hora de la mañana o a última de la tarde en su cochecito bien protegido con una sombrilla como las que venden en Monikakos Store.

Si el niño ha nacido con ictericia, es decir, con la bilirrubina muy elevada, el sol les vendrá bien para eliminar el exceso de ésta, pero no es necesario que sea un paseo largo. Como explicó el jefe del servicio de Dermatología de Hospital Vall d’Hebron de Barcelona en una entrevista al periódico El Mundo, la pauta general consiste en no exponerles directamente a los rayos solares en los primeros seis meses de vida y seguir extremando las precauciones hasta que cumplan un año; para sintetizar la vitamina D necesaria para sus huesos es más que suficiente con unos minutos de paseo.

No sólo debes protegerle con una sombrilla adecuada, recuerda ponerle un gorrito que proteja su cabecita ya que es una de las zonas más delicadas de su cuerpo.

0

Salud de los ojos durante los primeros meses de vida: cuidados y señales de alarma

Después de nacer, aún debe pasar cierto tiempo para que los bebés lleguen a desarrollar por completo todas sus capacidades físicas, de ahí la importancia de llevarlos a exámenes médicos periódicos y de poner atención a cualquier comportamiento extraño que pueda suponer la existencia de alguna enfermedad.

Salud de los ojos durante los primeros meses de vidaLos bebés y la salud de sus ojos

En el caso de la visión pasa lo mismo: los primeros años de vida son vitales ¿Por qué? Los oftalmólogos de centros tan prestigiosos como Clínica Baviera han determinado que un recién nacido sólo cuenta con un 5% de su capacidad visual, cifra que entre los 5 y los 6 años de edad llega a un 100%. En el intermedio, específicamente durante los primeros meses de vida, el desarrollo de los ojos de los bebés pasa por las siguientes etapas:

  • 0 a 1 mes. Pueden ver hasta sólo 30 centímetros de distancia y sólo perciben los claroscuros.
  • 1 a 2 meses. Reconocen más tonalidades (blanco, negro, rojo, verde, gris) y las fuentes de luz.
  • 2 a 3 meses. Pueden distinguir los rostros y seguir con la mirada el desplazamiento de los objetos.
  • 3 a 4 meses. Aparece la visión binocular. Además, pueden enfocar objetos a 40 centímetros de distancia y distingue más colores.
  • A partir de los 5 meses. Adquieren la capacidad para coordinar los movimientos de la mirada con los de la presión hecha con las manos.

Durante toda esta etapa, la prevención constituye un factor que necesariamente debe tenerse en cuenta a la hora de evitar que determinadas afecciones puedan causar secuelas permanentes en los niños. Para los especialistas, algunas de las principales amenazas durante el periodo al cual nos estamos refiriendo son:

  • Retinoplastoma.
  • Tumores intraoculares.
  • Estrabismo.
  • Ojo vago.
  • Miopía.
  • Hipermetropía.
  • Astigmatismo.

Por todo lo dicho, los padres tienen la obligación de estar atentos a cualquier señal del bebé que pueda significar que padece un trastorno visual, especialmente si se acerca o aleja mucho al mirar la letras en un papel, si abre y cierra los párpados con frecuencia al observar, si se frota los ojos continuamente, si se queja de dolores de cabeza, si se le enrojecen los ojos o si presenta síntomas de fotofobia.

Todas las situaciones mencionadas en el párrafo anterior son señales de que algo puede estar pasando en los ojos del bebé. Si algunas de ellas aparece, hay que acudir de inmediato al oftalmólogo.

Firma el artículo: Clínica Baviera

0

¿Cuál es la comida favorita de los niños?

Los niños, como los mayores, tienen sus preferencias a la hora de la comida. La alimentación es una parte fundamental en su crecimiento y conviene saber qué es lo que más les gusta para poder introducir todos los nutrientes necesarios.

Cuál es la comida favorita de los niñosEntre los 2 y los 4 años, los niños ya se van familiarizando con los alimentos y tienen sus propias preferencias. Muchas son recetas fáciles que puedes preparar en casa o encargar a alguna empresa de comida para llevar.

Las predilecciones se basan en muchos factores pero, por lo general, a los peques les gustan los alimentos que están acostumbrados a ver en casa. Es decir, los que tú te comes. Sus gustos también dependen del tipo de alimentación de la madre mientras le daba el pecho, de la disposición de éstos en el plato o de los colores de cada alimento…

La comida favorita de los niños

Pizza: Sus llamativos colores y su facilidad para comerla la hacen irresistible para los más pequeños. No debe ser la base de su alimentación, pues algunas tienen demasiados hidratos y grasas.

Pasta: No tiene pipos, ni espinas y está muy blandita, les encanta. Mejor sin mucho queso, ya que es muy calórico.

Chocolate: Cuanto menos dulce sea, menos azúcares tendrá. Ojo con tomarlo en exceso o por la noche porque puede provocar mucha actividad en los más pequeños.

Hamburguesa: Una hamburguesa de calidad contiene hidratos, proteínas, minerales… Es mejor no abusar de su consumo y comerla con ensalada mejor que con patatas fritas.

Pollo: El pollo es uno de los alimentos preferidos por los más pequeños en todas sus variantes, desde un sencillo filete a deditos de pollo. Cuidado con abusar de los rebozados, empanados o la propia piel.

Croquetas: Calentitas y sanas. Se pueden hacer de pollo, de cocido, de jamón, de pescado… lo importante es que la masa sea de calidad.

Pescado: A muchos niños les gusta el pescado. Quítale las espinas y la piel y sírvelo con verduras de colores llamativos (mezclando zanahoria con guisantes, por ejemplo).

Recuerda que los colores les estimulan y que puedes jugar con la decoración haciendo “caritas” con los distintos componentes del plato. A los peques también les gusta que haya varios ingredientes para que puedan elegir los que más les gustan.

Si quieres que te lo traigan a casa hay empresas como La Nevera Roja, que tienen convenios con restaurantes de todo tipo, para que se habitúe a comer de todo. Una alimentación variada les ayudará a crecer y fortalecerá sus defensas.

1

¿Cómo prevenir la diabetes en los niños?

La diabetes infantil (Diabetes Mellitus Tipo 1) es una de las enfermedades que más preocupan a los padres. En este contexto, la necesidad de minimizar riesgos a través de la prevención no sólo ayuda a evitar que los más pequeños desarrollen dicha afección, sino que también, desde un punto de vista psicológico, deja salir mucho del sentimiento de culpa que suelen guardan los progenitores en estos casos.

Y es que cuando se detecta la enfermedad -sobre todo en bebés o niños en edad escolar-, los padres suelen culpabilizarse por la alimentación que han dado a sus hijos y por cualquier otro factor que, desde su punto de vista, haya contribuido al desarrollo de la diabetes en sus niños. Sin embargo, de nada sirve mirar atrás.

Una correcta prevención ayuda a los padres a estar informados de los cambios que provoca la diabetes infantil en un niño y a reducir la probabilidad de que la padezcan. De esta manera, en el caso de que lo necesiten, podrán adaptarse y ayudar a sus hijos a comprender qué es lo que les ocurre y cómo enfrentarlo.

Alimentación sana contra la diabetes infantil

Una alimentación sana previene la diabetes infantil

¿Qué debo hacer para prevenir la diabetes infantil?

En cuanto a la alimentación, es recomendable que durante el periodo de lactancia se alargue lo máximo posible. Los “bibes” y leches en polvo contienen altos valores de azúcar que en gran medida son innecesarios para un bebé en la primera fase de su vida; por el contrario, una dieta adecuada debería incluir mucha fibra.

La familia debe conservar una pauta de alimentación saludable y equilibrada, evitando a toda costa los azúcares procesados y las grasas saturadas; además, conviene consumir nada (o muy poco) de bollería industrial y de frituras. Hay que acostumbrar a los niños a comer frutas, verduras, carnes magras y pescado, tanto blanco como azul.

Otra recomendación para prevenir la diabetes infantil es el ejercicio físico. En la actualidad, las nuevas tecnologías aplicadas al ocio hacen que los niños jueguen, estudien  y se relacionen entre ellos desde una silla, sin salir de casa, sin actividad física ni movimiento. Todos deberían dedicar un rato cada tarde para realizar actividades físico – lúdicas o para ir al parque y jugar con sus amigos.

Resumiendo lo aprendido, se puede prevenir y minimizar la probabilidad de que un niño padezca diabetes enseñándole hábitos sanos en todos los aspectos. Sólo así se mejorará la calidad de vida del grupo familiar y se reducirá el peligro que implican ciertas enfermedades.

0

Enfermedades visuales: la detección en los primeros años de vida es fundamental

Los especialistas coinciden en que los primeros años de vida son fundamentales para detectar y corregir cualquier anomalía en la vista. Después del nacimiento, el ojo humano continúa su desarrollo hasta los cinco años de edad, por lo que diagnosticar problemas oculares en esta etapa resulta fundamental para evitar afecciones más graves en el futuro.

Clínica Baviera - enfermedades oculares niños

Considerando que algunos síntomas pueden pasar inadvertidos, especialmente durante los primeros años de vida, los oftalmólogos recomiendan llevar a los niños a controles rutinarios a partir de los seis meses. De esta manera, se puede actuar a tiempo y evitar las consecuencias escolares de una enfermedad ocular no detectada.

Estas revisiones adquieren aún más importancia cuando los menores comienzan a ir al colegio, momento en que se recomienda a los padres llevar a sus hijos a exámenes preventivos antes del inicio de cada curso. Se trata de la mejor forma de evitar problemas de atención en clase y, eventualmente, un posible caso de fracaso escolar.

En cualquier caso, si se pone atención al comportamiento de los niños, es posible detectar algunas señales:

–      Ver la televisión muy cerca de la pantalla.

–      Leer con la vista muy cerca de las páginas o experimentar cansancio al hacerlo.

–      Dolores de cabeza.

–      Ojos rojos.

–      Ojos desviados.

–      Visión dificultosa.

–      Entornar los ojos cuando se mira desde distancias largas.

Si se trata de bebés, hay que prestar mucha atención y estar atentos por si se observan los síntomas que se nombran a continuación:

–      Ojos temblorosos.

–      Ojos que se desvían sin motivo.

–      Ojos que no siguen el rostro o la voz de los padres.

–      Pupilas demasiado grandes o pequeñas.

–      Ojos no alineados.

Fuente: http://www.clinicabaviera.com/